Posts Tagged ‘Superación Personal’

Apuntes del libro Incremente tu IQ Financiero de Robert T. Kiyosaki

El IQ o coeficiente intelectual  es una medida estandarizada de la inteligencia humana. Esta medida surgió a principios del siglo XX y aunque es parcializada, porque mide sólo un tipo de inteligencia y se queda muy corta teniendo en cuenta la complejidad del intelecto humano, aún tiene peso, en especial, en ambientes académicos.

Sostiene Kiyosaki, como lo hace en muchas de sus obras, que el sistema educativo tradicional no provee la educación financiera necesaria para vivir con éxito en el mundo actual. Además si le agregamos la creencia de que el dinero es la raíz de todos los males y que los ricos son gente malvada, tenemos una pócima que no favorece la educación financiera y por ello la mayoría de personas nos volvemos adictos a la pobreza.

Ricos o pobres, todos tenemos problemas de dinero.  Hay dos tipos de problemas económicos: el primero es no tener suficiente y el segundo es tener demasiado. Nos guste o no el dinero afecta el estilo y la calidad de vida. “El dinero no es lo más importante en la vida, pero afecta todo aquello que si lo es.”

¿Qué es la inteligencia financiera y qué es el IQ financiero?

La inteligencia financiera es aceptar que el dinero no es bueno ni malo per se. Que el dinero por sí mismo no enriquece. Que el dinero no resuelve los problemas financieros; por eso dar limosna y subsidios a los pobres no acaba con sus dificultades. En muchos casos regalarles dinero sólo prolonga el problema y provoca que haya más gente pobre.

“Lo que en verdad enriquece no es el dinero, sino la inteligencia financiera”

La inteligencia financiera es el conjunto de habilidades para resolver de forma adecuada los problemas financieros, en tanto que el IQ financiero es la medida de dicha inteligencia.

Los cinco (5)  IQ Financieros

  1. Producir más dinero: Ya que todos somos diferentes, el primer paso para producir más dinero, es decidir – descubrir – cuál es para usted la mejor forma de ganar dinero. Mucha gente no incrementa sus ingresos porque se apega a lo que ya conoce, en vez de aceptar nuevos desafíos. Los problemas nunca desaparecerán, la clave está en idear soluciones. Entre más dificultades resuelva, más rico será. EL IQ #1 se mide en ganancias netas.
  2. Proteger su dinero: Porcentaje de ingresos que una persona conserva contra el porcentaje que se llevan los depredadores financieros (Impuestos, los bancos, asesores financieros, tarjetas de crédito, abogados y maleantes). Su ignorancia ocasiona la felicidad de los depredadores financieros que están al acecho para quedarse con su dinero.
  3. Presupuestar su dinero: Inclínese por un presupuesto con excedentes e impulsado con un incremento en el ingreso, no con un recorte en los gastos. El excedente deber ser una prioridad así que oblíguese a pagarse usted primero. En vez de recortar gastos invierta tiempo, dinero y esfuerzo para acrecentar el ingreso.
  4. Apalancar su dinero: apalancar quiere decir hacer más con menos, cualquier instrumento que facilite el trabajo. Use el dinero de otras personas para generar ingresos. Aprenda a manejar la deuda buena. Kiyosaki menciona, como ejemplo, comprar apartamentos, para arrendar no para vender, financiando el 80% por un préstamo bancario que le permite deducir impuestos y la deuda la paga con el flujo de efectivo producto del arrendamiento. “Se queda con la  gansa y vende los huevos, con la venta de los huevos paga la deuda”.
  5. Aumentar su información financiera: La información puede significar la diferencia entre la vida y la muerte en una guerra y la diferencia entre ser rico o pobre en los negocios. El activo más importante es el cerebro y sólo la información oportuna, confiable, depurada y organizada puede enriquecer. Información equivocada produce gente pobre. Diferenciar entre hechos y opiniones. Un hecho es un suceso probado con una evidencia física. Una opinión es una aseveración que podría o no estar basada en un hecho. Discernir entre hechos y opiniones es vital.

Algunas frases que me llamaron la atención:

Cuando escribo sobre un libro que acabo de leer me quedo corto, siento que quedan muchos temas en el aire. Por ello comparto las siguientes frases y les invito a que lean el libro o si ya lo leyeron que compartan sus opiniones conmigo. Estaría muy complacido.

“Lo que más teme la gente en USA en nuestros días no es el terrorismo, sino quedarse sin dinero durante su retiro”

“Mucha gente espera que el gobierno solucione sus problemas financieros, pero si el gobierno no puede resolver sus propios problemas económicos, ¿podrá resolver los de otros?”

“La verdadera inteligencia tiene que ver con el gusto de aprender y no con el miedo a fracasar”

“Los bancos fueron creados para proteger tu dinero, pero ahora trabajan para quitártelo… además les facilitamos la labor, ya ni siquiera tienen que sacarlo de nuestro bolsillo, llega directamente a ellos”

“La deuda buena es aquella que te enriquece y que está amortizada, o sea, que alguien más paga”

“Quienes desean ser ricos necesitan buenos contadores y abogados”

“La contabilidad es el idioma de los negocios”

“El subconsciente es muy poderoso, el problema es que puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo”

“Si no puedes controlar tus emociones, no puedes controlar tu dinero” – Warren Buffet

“Wall Street es el lugar al que la gente viaja en Rolls Royce para recibir asesoría de gente que se transporta en metro” ” – Warren Buffet

“Los expertos financieros le recomiendan a la gente gastar lo menos posible y diversificarse,… sólo es un consejo ordinario; además, ¿quién quiere vivir por debajo de sus posibilidades?

“La diversificación es una protección contra la ignorancia, pero no es necesaria si una persona sabe bien lo que está haciendo”  – Warren Buffet

Anuncios

Otra pista – Una vida basada en principios – compartida por el Ingeniero Pedro Javier Rueda

Miércoles 4:25PM, en el punto de encuentro acordado alcanzo a divisar al otro lado de la calle a Julián, refleja su rostro gran preocupación, se ve agitado y pareciera que se va a lanzar a la calle plagada de numerosos vehículos que tratan de abrirse paso a como dé lugar; nuestras miradas se entrecruzan, quiero gritarle que se calme pero hay mucho ruido, le hago un gesto con la mano. El motivo: restan cinco minutos para el siguiente conversatorio en nuestra búsqueda personal de pistas sobre cómo alcanzar el éxito y gozar de una vida plena, satisfactoria y feliz.

La primera impresión al ver al ingeniero Rueda es que es un ser humano que inspira confianza, afable, sencillo y quizá un poco introvertido dado el cargo gerencial que ocupa en una reconocida cadena de almacenes de productos para la decoración de la casa y la construcción. Llama la atención también la réplica de la “Fifa World Cup” que se destaca sobre las paredes de su oficina enmarcadas de cuadros de distinciones, metas, proyecciones, pirámides multicolores con niveles de desempeño, tablón de quejas y reclamos e indicadores de negocio. Sin duda alguna es un hincha apasionado del fútbol.

Ingeniero Pedro Javier Rueda compartiendo sabiduría de vida con Julián Enrique Villamizar

Ingeniero Pedro Javier Rueda compartiendo sabiduría de vida con Julián Enrique Villamizar

Cerca de numerosas cajas registradoras, de las cuales se escucha el constante barullo del movimiento de las ventas, está ubicada su oficina en la que – para grata sorpresa nuestra – no fuimos interrumpidos durante más de media hora que nuestro anfitrión destinó para compartir, conversar y donar con generosidad no sólo su tiempo sino su propia filosofía de vida validada por la experiencia. Su WhatsApp insistía en robarse su atención pero él lo ignoraba. Todo el personal porta un chaleco distintivo en el cual aparece su primer nombre en la parte frontal y en la parte posterior la promesa de servicio corporativa. El jefe Pedro – como le dicen sus subordinados – porta el mismo chaleco que los demás.

A la pregunta ¿cuáles considera usted que son los elementos claves de su éxito, aquellos que, de una u otra forma, hicieron posible que usted esté en esta posición? Nos respondió:

Primero, los principios, esas normas de comportamiento y reglas que orientan el accionar del ser humano que no son negociables y que me los inculcaron en la familia; en el seno del hogar y no en la escuela. La honestidad, la honradez, la responsabilidad y que el bien común prima sobre el bien particular. Estos principios son la brújula que orientan y conducen al éxito.

Segundo, pero no menos importante, Dios y las enseñanzas de la Biblia. Desde que conocí a Dios – enfatizó – he encontrado el cimiento espiritual que da sentido y propósito a la existencia y no me refiero a ninguna religión en particular.

El desempeño, lo mencionaría en tercer lugar. El desempeño determina no la cantidad sino la calidad del trabajo realizado, los resultados y los beneficios que esperan de nosotros. En el tema del desempeño muchas veces tuve que ir contracorriente porque la mayoría hace lo mínimo necesario para conservar su puesto, escasamente hacen lo que se les pide, se limitan a cumplir con el horario y cinco minutos antes de la hora de salida ya no quieren hacer nada salvo salir raudos con la manada. Si yo sólo hago lo que se me pide, paso sin pena ni gloria. Si alguien se queda un poco más a trabajar productivamente, se le mira con desconfianza y no sólo se le tilda de “regalado” sino que se convierte en una especie de amenaza. Es necesario tomar la iniciativa, aportar un poco más para lograr mejores resultados. No quedarse en la zona de confort, que es una zona agradable pero no da muy buenos resultados.

Como cuarto elemento el buen trato con la gente. El ser persona, saber tratar a los demás y si se tiene a cargo personal tener en cuenta los intereses de las otras personas, edificar al personal que está a su cargo. Usted debe sobresalir gracias al trabajo con los demás y no pasar por encima de los demás. La mejor manera de lograr un óptimo desempeño de los trabajadores, es que ellos estén felices, tengan esto siempre presente. Los trabajadores esperan que sean medidos con el mismo racero, evite las roscas.

En este punto recordó una frase de liderazgo: “No camines delante de mí, porque tal vez no te alcance. No camines detrás de mí, tal vez no te sepa dirigir. Simplemente camina a mi lado y busquemos juntos – hombro a hombro – nuestro horizonte”.

También le comentó a Julián que en la universidad se puede alcanzar el éxito de forma individual pero en el sector productivo el éxito se lograr con otras personas, rara vez de forma aislada.

Después de los cuatro puntos anteriores, indagamos sobre sus momentos difíciles, dolorosos o de fracaso. En respuesta el Ingeniero Pedro recordó con detalle una historia de la Biblia que tiene lo que él llamó “la fórmula que enseña cómo fracasar”. Se refirió al fracaso en la vida del rey David, la oscura y amarga escena del doble pecado que cometió, en tiempos en que los reyes salían en el frente de batalla de sus guerras. El fracaso de David se debió, en primera instancia a delegar en otros sus deberes indelegables, a su exceso de confianza; segundo a ceder a la tentación fruto del tiempo libre – ocio – y finalmente a no aceptar a tiempo el error, que ocasionó que la situación se agravara. David se quedó en Jerusalén. Ese fue el origen de su fracaso, pues abandonó el lugar de su obligación. El rey David al quedarse tuvo mucho tiempo libre, vio a una mujer hermosa, la deseó y comenzó a trazar un plan para hacerla suya y cayó en el pecado del adulterio. Luego, cual gato que intenta enterrar su excremento para no dejar rastros, en lugar de confesar abiertamente y reconocer que había hecho mal e intentar solucionarlo, cometió otro pecado para encubrir el primero.

La enseñanza que quiso darnos el ingeniero Rueda, al mencionar esta historia, es que el proceso del fracaso es similar, uno comete un error y luego otro quizá más grave para cubrirlo – la necesidad de la mentira –  y si no se asume la responsabilidad a tiempo y se afrontan las consecuencias, lo que sigue es una serie de desaciertos infortunados e inmensurables.

He escrito hoy sobre lo más relevante de esta charla pero quedan muchos temas en el tintero y no quiero extenderme. A grosso modo, fueron:

  1. Recomendaciones a Julián para su buen desempeño en la universidad, en la que recalcó cumplir con oportunidad con sus obligaciones; pero quizá más importante, cultivar relaciones con todo tipo de personas posibles. Conocí muchos estudiantes – comentó – que su desempeño escolar no fue sobresaliente pero que tuvieron el carisma para tratar bien a los demás y eso catapultó su posterior éxito. Aproveche el Facebook y haga productivos sus contactos. Más importante que le erijan un busto en la universidad por ser un estudiante summa cum laude es cultivar muchas y buenas relaciones.
  2. A una pregunta directa sobre la diferencia de tratar a los hombres y las mujeres, puedo resumir: con los hombres se puede ser más rudo, directo e ir al grano como la gallina; en cambio con las mujeres, el trato es más exigente porque son todo ternura y corazón, hay que saber escucharlas y sintonizarse con sus emociones. Además fisiológicamente somos muy diferentes. En todo caso hay que tener tacto para no lastimar la dignidad de las personas.
  3. Sobre la importancia de la lectura dijo que se debe estar informados sobre diferentes temas de actualidad e impacto global en diferentes áreas, pero saber seleccionar la información. Elevar nuestros conocimientos en cultura general es un rompehielos efectivo para iniciar conversaciones con personas que justo acabamos de conocer. Recomendó la lectura de la obra de Paulo Coelho que además de formativa es deliciosa en el sentido que posee un estilo “garciamarquiano” que entremezcla realismo y fantasía con singular maestría. Empiecen por leer “El Alquimista”.

Jefe Pedro permítanos expresar nuestros más vivos sentimientos de gratitud, admiración y respeto. Noble gesto de su parte no sólo compartir sino departir con nosotros y con los seguidores de este blog. A su hermana Patricia, gentil dama, sin su ayuda esto encuentro no hubiese sido posible, un abrazo digital pleno de cariño, bendiciones y gracias de corazón. Cómo decían mis abuelos “que Dios les pague”.

Entrevistando personas de reconocido éxito con mi hijo … buscando pistas.

Mi hijo acaba de iniciar sus estudios universitarios. En lugar de sentarme con él a “darle consejos” ideamos un sencillo plan para entrevistar algunos líderes con logros y valores dignos de emular y preguntarles acerca de sus hábitos y experiencias que los han llevado al éxito que hoy poseen. Realizamos una lista de posibles candidatos e iniciamos acción con el director de cajasan el Ing. César A. Guevara Beltrán que muy gentilmente accedió a colaborar en este nuevo proyecto familiar.  Es necesario decir que encontramos en el director de cajasan a una persona amable, dispuesta a compartir y sincera que aumentó la plusvalía de esta inolvidable experiencia.

Nos falta afinar las preguntas para poder aprovechar al máximo estas oportunidades, así que si alguien tiene sugerencias estaré atento. Está clara la importancia de escuchar de forma activa (mantener el enfoque y la concentración) y tomar notas.En las próximas entrevistas se solicitará permiso expreso para grabarlas porque de no ser así, como acabo de comprobar hoy, se pueden olvidar frases o ideas relevantes.

La sabiduría que da la experiencia es oro puro y las siguientes son algunas de las consideraciones más importantes de dicha entrevista que impresionó y entusiasmó no sólo a mi hijo sino también a mí. Hubo un momento en que mis neuronas se “erizaron”.

Ing. César Guevara - Director general de Cajasan - con Julián Enrique Villamizar

Ing. César Guevara con Julián Enrique Villamizar

A la pregunta ¿cuál es la lección más importante que ha aprendido en su vida? el Ing. Guevara no dudó en aseverar que, en definitiva, es la actitud. La actitud abre puertas y caminos hacía el éxito. La forma, la disposición de ánimo con la que cada persona afronta sus retos y problemas de la vida es más importante que la aptitud y los conocimientos. De nada sirve el talento y el conocimiento si no existe la actitud adecuada y la buena predisposición para servir e interactuar de forma genuina con los demás ante las diversas circunstancias de la vida.

Escuchar los éxitos de las personas es muy bueno pero escuchar de sus infortunios y aprender cómo superaron estas épocas conecta e inspira a otros. ¿Sr. Director cómo los momentos difíciles han moldeado su vida?

Por demás emotiva fue su respuesta en la que compartió un momento aciago por la pérdida de un ser querido muy cercano. Nos manifestó como esa circunstancia dolorosa pudo ser afrontada gracias al cimiento espiritual que da soporte a la actitud correcta y ante el cual terminó preguntándose no ¿el porqué le ocurrió eso a él? sino mejor ¿para qué le ocurrió? En este punto la conclusión fue que todo tiene una razón de ser, así en primera instancia no la entendamos. A veces – señaló – es necesario que una puerta se cierre para que otra pueda abrirse. Los momentos difíciles, dolorosos y los fracasos son una oportunidad de crecimiento y aprendizaje; esa es la actitud correcta en vez de deprimirse y achicopalarse.

¿Ingeniero Guevara qué está aprendiendo o estudiando en este momento?

Recalcó que mantenerse informado es muy importante. Tal es el cúmulo de información hoy día que la habilidad no es saberlo todo sino  saber encontrar la información pertinente en el momento oportuno para la toma eficaz de decisiones. Vital mantener buenas relaciones interpersonales,  cultivar la red de contactos y el trabajo en equipo que genera sinergias productivas gracias a las diferentes cualidades y capacidades de sus miembros.  “Julián hay que aprovechar la tecnología para crear redes, cultivarlas y expandirlas porque de ellas se reciben muchos aportes y también cada uno de nosotros aporta para el crecimiento colectivo”.  En la universidad júntese con compañeros que posean diferentes talentos y habilidades, que se complemente mutuamente y sea selectivo.  Soy profesor universitario – agregó – y me gusta enseñar porque es otra forma de aprender. Soy exigente y aún así no hago “colas”, cuando me acerco a una dependencia a hacer una diligencia encuentro a alguien que me colabora y me ahorra el hacer fila. Esas son retribuciones que da la vida por mantener buenas relaciones con todos y aportarles a su vez.

¿Ingeniero César que ha leído usted que nosotros debiéramos leer?

Comentó que lee el periódico todos los días especialmente el Diario de la República y la revista Dinero. También tenía un ejemplar del día del Diario El Frente.  Nos enseñó el libro “Liderazgo de nivel superior: cómo crear y dirigir organizaciones de alto desempeño” de Ken Blanchard.  No obstante por considerar que era un libro muy bueno para el ámbito corporativo le recomendó a Julián leer el libro “Los siete hábitos de las personas altamente efectiva” de Stephen Covey. Recordó los buenos hábitos y tener muy presente – sobretodo Usted Julián que será geólogo – la responsabilidad empresarial, social, ética y ambiental  como factores esenciales para lograr el desarrollo sostenible.

¿Qué ha hecho usted que nosotros deberíamos hacer?

Además de lo dicho con anterioridad, es decir, expandir las relaciones y que unas personas nos lleven a otras; lo que le digo a mis hijas, emplear en todo momento las palabra mágicas: “Por favor y Gracias“.  “Siempre he sostenido que lo que no se mide no se mejora. Medir y comparar para saber qué y cómo mejorar.” 

No  queríamos terminar esta fructífera entrevista sin formular la pregunta final que a mi parecer “cogió por sorpresa” a nuestro director.

¿Ingeniero qué podemos hacer por usted  o cómo podríamos agradecerle por esta magnífica oportunidad de compartir con nosotros?

Nos comprometimos a elevar una plegaria plena de bendiciones para él, su familia y su corporación y que Dios Todopoderoso le permita seguir cultivando éxitos ahora, hoy y siempre y que mantenga en su corazón la sencillez y humildad  de compartir sus experiencias y ejemplo de vida con los demás, amén.

Ingeniero César Guevara, muchas gracias. Quizá nos faltó preguntarle a quien conoce usted que considerara útil que nosotros contactáramos para seguir recopilando perlas de sabiduría  que aplicadas, sin duda, mejorarán la calidad de vida no sólo de nosotros sino de quién tenga a bien leer este blog.

 “Dios mío, ya me has dado tanto; dame una cosa más: dame un corazón agradecido.”