Educación Financiera

La Educación Financiera es la habilidad de tomar decisiones informadas, responsables y autónomas sobre la administración, incremento y protección del patrimonio.

La educación financiera nos permite desarrollar actividades útiles en el día a día: presupuestar los gastos de la familia, gestionar las deudas y las tarjetas de crédito, ahorrar e invertir.

Educación Financiera: Aprender, ahorrar e Invertir.

Aprender, ahorrar e Invertir.

La idea de esta página es compartir con el mundo y en especial con las familias cómo empecé este año, después de medio siglo de vida – muy tarde quizá – a mejorar mis competencias financieras producto de una reflexión sobre mis resultados en este campo. Agua pasada, no mueve el molino. Considero que mientras tenga vida hay esperanzas de reducir, aunque sea en grado mínimo, mi actual nivel de ignorancia en el tema del manejo del dinero, las finanzas personales y la economía familiar.

Reconozco que tengo limitaciones sobre el tema del dinero heredadas de mi familia, del entorno, pero sobretodo de falsas creencias alimentadas durante mucho, mucho tiempo. Inicio mi lucha y veo a mi peor enemigo reflejado en el espejo. Mis sentimientos, emociones, tentaciones y miedos me dominan.  ¿Qué me detiene? mis creencias, mi forma de pensar y la carencia de educación financiera. En la escuela me enseñaron que el sexo no era bueno, que ser rico era malo y que tener planes y metas era desconfiar de la bondad de Dios.  Hoy me doy cuenta que la primera parte de este consejo la omití. ¿Y si descubro que puedo ser rico, amable, generoso y cariñoso al mismo tiempo? ¿Qué tal si sueño y convierto esos sueños en metas y se cumple aquello que a Dios rogando y con el mazo dando?

Parte de administrar con éxito mis finanzas es aceptar mis debilidades y las consecuencias de mi comportamiento. Una variedad de obstáculos personales y emocionales pueden impedirme hacer los mejores movimientos financieros.

En algún momento creí que era inteligente hasta que necesité ir a un banco a pedir un préstamo hipotecario para aprovechar un subsidio de vivienda del cual había sido beneficiario. Estaba alegre no sólo porque podría hacer realidad mi sueño de adquirir una “casita” sino porque conocía al gerente del banco cuya hermosa hija fue tres años después Miss Colombia.

Mi alegría duró poco al estrellarme con la realidad. Conocer al gerente, hablar con él, y mostrar mis calificaciones de la universidad no sirvieron de nada. Lo único que quería él era ver mi balance financiero que mostraba con claridad que mis resultados económicos daban lástima. Duro golpe, pero no hice nada para mejorar en ese momento y aquí estoy hoy aceptando la realidad, dejando de lamentarme, desechando cualquier excusa y tomando el toro por los cuernos. Que buena y dura batalla la que emprendo. ¡Bienvenidos los retos!


 

 PRESUPUESTO FAMILIAR

La economía es la ciencia de la escasez debido a que, por regla general, los recursos disponibles nunca son suficientes para satisfacer todas las necesidades y deseos. Por esta razón se busca alcanzar la mayor felicidad con la menor cantidad de recursos.

Para lograr lo máximo con lo mínimo es necesario estar bien informado, aprender, planificar y sobretodo ejecutar las acciones consecuentes.

“Planifica o serás planificado”

Presupuestar es una forma de planificación financiera que permite conocer con certeza y con la debida anticipación cuánto se gana y cuánto se gasta para poder tomar mejores decisiones relacionadas con la economía personal o familiar.

“Cuando no decidimos, alguien más decide por nosotros. No hacer nada es decidir. No tomar una decisión también es decidir.”

Un presupuesto realista es una herramienta para establecer prioridades y definir planes de acción para conseguir metas.

¿Para qué sirve hacer un presupuesto realista?

Realizar un presupuesto es un ejercicio mental que requiere cierta lógica, objetividad y el valor para enfrentar la realidad. Algunos de los beneficios son:

  1. Mostrar la realidad de su situación financiera y darle la oportunidad de realizar ajustes cuando es necesario, antes de cometer errores o descuidar su situación financiera.
  2. Organizar el dinero, es decir ponerle orden y control, para hacerlo rendir al máximo.
  3. Al tener control de sus finanzas podrá priorizar gastos, fijar objetivos y desarrollar habilidades para analizar diversas situaciones y reaccionar de mejor forma frente a los problemas.
  4. Permitir diseñar planes de ahorro para alcanzar metas específicas como la cuota inicial de una vivienda, estudio o viajes.
  5. Tener la posibilidad real de ahorrar dinero para poder luego invertir y asegurar un futuro financiero más seguro y estable.

En familia es mejor

presupuesto

Unificar criterios y sumar esfuerzos para salir adelante como grupo familiar es una estrategia muy recomendable. Si todos los miembros de un hogar acuerdan en qué distribuirán los ingresos que entran a la familia, les será más fácil reconocer sus necesidades y sus metas.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: