Archive for the ‘Personal’ Category

Otra pista – Una vida basada en principios – compartida por el Ingeniero Pedro Javier Rueda

Miércoles 4:25PM, en el punto de encuentro acordado alcanzo a divisar al otro lado de la calle a Julián, refleja su rostro gran preocupación, se ve agitado y pareciera que se va a lanzar a la calle plagada de numerosos vehículos que tratan de abrirse paso a como dé lugar; nuestras miradas se entrecruzan, quiero gritarle que se calme pero hay mucho ruido, le hago un gesto con la mano. El motivo: restan cinco minutos para el siguiente conversatorio en nuestra búsqueda personal de pistas sobre cómo alcanzar el éxito y gozar de una vida plena, satisfactoria y feliz.

La primera impresión al ver al ingeniero Rueda es que es un ser humano que inspira confianza, afable, sencillo y quizá un poco introvertido dado el cargo gerencial que ocupa en una reconocida cadena de almacenes de productos para la decoración de la casa y la construcción. Llama la atención también la réplica de la “Fifa World Cup” que se destaca sobre las paredes de su oficina enmarcadas de cuadros de distinciones, metas, proyecciones, pirámides multicolores con niveles de desempeño, tablón de quejas y reclamos e indicadores de negocio. Sin duda alguna es un hincha apasionado del fútbol.

Ingeniero Pedro Javier Rueda compartiendo sabiduría de vida con Julián Enrique Villamizar

Ingeniero Pedro Javier Rueda compartiendo sabiduría de vida con Julián Enrique Villamizar

Cerca de numerosas cajas registradoras, de las cuales se escucha el constante barullo del movimiento de las ventas, está ubicada su oficina en la que – para grata sorpresa nuestra – no fuimos interrumpidos durante más de media hora que nuestro anfitrión destinó para compartir, conversar y donar con generosidad no sólo su tiempo sino su propia filosofía de vida validada por la experiencia. Su WhatsApp insistía en robarse su atención pero él lo ignoraba. Todo el personal porta un chaleco distintivo en el cual aparece su primer nombre en la parte frontal y en la parte posterior la promesa de servicio corporativa. El jefe Pedro – como le dicen sus subordinados – porta el mismo chaleco que los demás.

A la pregunta ¿cuáles considera usted que son los elementos claves de su éxito, aquellos que, de una u otra forma, hicieron posible que usted esté en esta posición? Nos respondió:

Primero, los principios, esas normas de comportamiento y reglas que orientan el accionar del ser humano que no son negociables y que me los inculcaron en la familia; en el seno del hogar y no en la escuela. La honestidad, la honradez, la responsabilidad y que el bien común prima sobre el bien particular. Estos principios son la brújula que orientan y conducen al éxito.

Segundo, pero no menos importante, Dios y las enseñanzas de la Biblia. Desde que conocí a Dios – enfatizó – he encontrado el cimiento espiritual que da sentido y propósito a la existencia y no me refiero a ninguna religión en particular.

El desempeño, lo mencionaría en tercer lugar. El desempeño determina no la cantidad sino la calidad del trabajo realizado, los resultados y los beneficios que esperan de nosotros. En el tema del desempeño muchas veces tuve que ir contracorriente porque la mayoría hace lo mínimo necesario para conservar su puesto, escasamente hacen lo que se les pide, se limitan a cumplir con el horario y cinco minutos antes de la hora de salida ya no quieren hacer nada salvo salir raudos con la manada. Si yo sólo hago lo que se me pide, paso sin pena ni gloria. Si alguien se queda un poco más a trabajar productivamente, se le mira con desconfianza y no sólo se le tilda de “regalado” sino que se convierte en una especie de amenaza. Es necesario tomar la iniciativa, aportar un poco más para lograr mejores resultados. No quedarse en la zona de confort, que es una zona agradable pero no da muy buenos resultados.

Como cuarto elemento el buen trato con la gente. El ser persona, saber tratar a los demás y si se tiene a cargo personal tener en cuenta los intereses de las otras personas, edificar al personal que está a su cargo. Usted debe sobresalir gracias al trabajo con los demás y no pasar por encima de los demás. La mejor manera de lograr un óptimo desempeño de los trabajadores, es que ellos estén felices, tengan esto siempre presente. Los trabajadores esperan que sean medidos con el mismo racero, evite las roscas.

En este punto recordó una frase de liderazgo: “No camines delante de mí, porque tal vez no te alcance. No camines detrás de mí, tal vez no te sepa dirigir. Simplemente camina a mi lado y busquemos juntos – hombro a hombro – nuestro horizonte”.

También le comentó a Julián que en la universidad se puede alcanzar el éxito de forma individual pero en el sector productivo el éxito se lograr con otras personas, rara vez de forma aislada.

Después de los cuatro puntos anteriores, indagamos sobre sus momentos difíciles, dolorosos o de fracaso. En respuesta el Ingeniero Pedro recordó con detalle una historia de la Biblia que tiene lo que él llamó “la fórmula que enseña cómo fracasar”. Se refirió al fracaso en la vida del rey David, la oscura y amarga escena del doble pecado que cometió, en tiempos en que los reyes salían en el frente de batalla de sus guerras. El fracaso de David se debió, en primera instancia a delegar en otros sus deberes indelegables, a su exceso de confianza; segundo a ceder a la tentación fruto del tiempo libre – ocio – y finalmente a no aceptar a tiempo el error, que ocasionó que la situación se agravara. David se quedó en Jerusalén. Ese fue el origen de su fracaso, pues abandonó el lugar de su obligación. El rey David al quedarse tuvo mucho tiempo libre, vio a una mujer hermosa, la deseó y comenzó a trazar un plan para hacerla suya y cayó en el pecado del adulterio. Luego, cual gato que intenta enterrar su excremento para no dejar rastros, en lugar de confesar abiertamente y reconocer que había hecho mal e intentar solucionarlo, cometió otro pecado para encubrir el primero.

La enseñanza que quiso darnos el ingeniero Rueda, al mencionar esta historia, es que el proceso del fracaso es similar, uno comete un error y luego otro quizá más grave para cubrirlo – la necesidad de la mentira –  y si no se asume la responsabilidad a tiempo y se afrontan las consecuencias, lo que sigue es una serie de desaciertos infortunados e inmensurables.

He escrito hoy sobre lo más relevante de esta charla pero quedan muchos temas en el tintero y no quiero extenderme. A grosso modo, fueron:

  1. Recomendaciones a Julián para su buen desempeño en la universidad, en la que recalcó cumplir con oportunidad con sus obligaciones; pero quizá más importante, cultivar relaciones con todo tipo de personas posibles. Conocí muchos estudiantes – comentó – que su desempeño escolar no fue sobresaliente pero que tuvieron el carisma para tratar bien a los demás y eso catapultó su posterior éxito. Aproveche el Facebook y haga productivos sus contactos. Más importante que le erijan un busto en la universidad por ser un estudiante summa cum laude es cultivar muchas y buenas relaciones.
  2. A una pregunta directa sobre la diferencia de tratar a los hombres y las mujeres, puedo resumir: con los hombres se puede ser más rudo, directo e ir al grano como la gallina; en cambio con las mujeres, el trato es más exigente porque son todo ternura y corazón, hay que saber escucharlas y sintonizarse con sus emociones. Además fisiológicamente somos muy diferentes. En todo caso hay que tener tacto para no lastimar la dignidad de las personas.
  3. Sobre la importancia de la lectura dijo que se debe estar informados sobre diferentes temas de actualidad e impacto global en diferentes áreas, pero saber seleccionar la información. Elevar nuestros conocimientos en cultura general es un rompehielos efectivo para iniciar conversaciones con personas que justo acabamos de conocer. Recomendó la lectura de la obra de Paulo Coelho que además de formativa es deliciosa en el sentido que posee un estilo “garciamarquiano” que entremezcla realismo y fantasía con singular maestría. Empiecen por leer “El Alquimista”.

Jefe Pedro permítanos expresar nuestros más vivos sentimientos de gratitud, admiración y respeto. Noble gesto de su parte no sólo compartir sino departir con nosotros y con los seguidores de este blog. A su hermana Patricia, gentil dama, sin su ayuda esto encuentro no hubiese sido posible, un abrazo digital pleno de cariño, bendiciones y gracias de corazón. Cómo decían mis abuelos “que Dios les pague”.

Anuncios

Entrevistando personas de reconocido éxito con mi hijo … buscando pistas.

Mi hijo acaba de iniciar sus estudios universitarios. En lugar de sentarme con él a “darle consejos” ideamos un sencillo plan para entrevistar algunos líderes con logros y valores dignos de emular y preguntarles acerca de sus hábitos y experiencias que los han llevado al éxito que hoy poseen. Realizamos una lista de posibles candidatos e iniciamos acción con el director de cajasan el Ing. César A. Guevara Beltrán que muy gentilmente accedió a colaborar en este nuevo proyecto familiar.  Es necesario decir que encontramos en el director de cajasan a una persona amable, dispuesta a compartir y sincera que aumentó la plusvalía de esta inolvidable experiencia.

Nos falta afinar las preguntas para poder aprovechar al máximo estas oportunidades, así que si alguien tiene sugerencias estaré atento. Está clara la importancia de escuchar de forma activa (mantener el enfoque y la concentración) y tomar notas.En las próximas entrevistas se solicitará permiso expreso para grabarlas porque de no ser así, como acabo de comprobar hoy, se pueden olvidar frases o ideas relevantes.

La sabiduría que da la experiencia es oro puro y las siguientes son algunas de las consideraciones más importantes de dicha entrevista que impresionó y entusiasmó no sólo a mi hijo sino también a mí. Hubo un momento en que mis neuronas se “erizaron”.

Ing. César Guevara - Director general de Cajasan - con Julián Enrique Villamizar

Ing. César Guevara con Julián Enrique Villamizar

A la pregunta ¿cuál es la lección más importante que ha aprendido en su vida? el Ing. Guevara no dudó en aseverar que, en definitiva, es la actitud. La actitud abre puertas y caminos hacía el éxito. La forma, la disposición de ánimo con la que cada persona afronta sus retos y problemas de la vida es más importante que la aptitud y los conocimientos. De nada sirve el talento y el conocimiento si no existe la actitud adecuada y la buena predisposición para servir e interactuar de forma genuina con los demás ante las diversas circunstancias de la vida.

Escuchar los éxitos de las personas es muy bueno pero escuchar de sus infortunios y aprender cómo superaron estas épocas conecta e inspira a otros. ¿Sr. Director cómo los momentos difíciles han moldeado su vida?

Por demás emotiva fue su respuesta en la que compartió un momento aciago por la pérdida de un ser querido muy cercano. Nos manifestó como esa circunstancia dolorosa pudo ser afrontada gracias al cimiento espiritual que da soporte a la actitud correcta y ante el cual terminó preguntándose no ¿el porqué le ocurrió eso a él? sino mejor ¿para qué le ocurrió? En este punto la conclusión fue que todo tiene una razón de ser, así en primera instancia no la entendamos. A veces – señaló – es necesario que una puerta se cierre para que otra pueda abrirse. Los momentos difíciles, dolorosos y los fracasos son una oportunidad de crecimiento y aprendizaje; esa es la actitud correcta en vez de deprimirse y achicopalarse.

¿Ingeniero Guevara qué está aprendiendo o estudiando en este momento?

Recalcó que mantenerse informado es muy importante. Tal es el cúmulo de información hoy día que la habilidad no es saberlo todo sino  saber encontrar la información pertinente en el momento oportuno para la toma eficaz de decisiones. Vital mantener buenas relaciones interpersonales,  cultivar la red de contactos y el trabajo en equipo que genera sinergias productivas gracias a las diferentes cualidades y capacidades de sus miembros.  “Julián hay que aprovechar la tecnología para crear redes, cultivarlas y expandirlas porque de ellas se reciben muchos aportes y también cada uno de nosotros aporta para el crecimiento colectivo”.  En la universidad júntese con compañeros que posean diferentes talentos y habilidades, que se complemente mutuamente y sea selectivo.  Soy profesor universitario – agregó – y me gusta enseñar porque es otra forma de aprender. Soy exigente y aún así no hago “colas”, cuando me acerco a una dependencia a hacer una diligencia encuentro a alguien que me colabora y me ahorra el hacer fila. Esas son retribuciones que da la vida por mantener buenas relaciones con todos y aportarles a su vez.

¿Ingeniero César que ha leído usted que nosotros debiéramos leer?

Comentó que lee el periódico todos los días especialmente el Diario de la República y la revista Dinero. También tenía un ejemplar del día del Diario El Frente.  Nos enseñó el libro “Liderazgo de nivel superior: cómo crear y dirigir organizaciones de alto desempeño” de Ken Blanchard.  No obstante por considerar que era un libro muy bueno para el ámbito corporativo le recomendó a Julián leer el libro “Los siete hábitos de las personas altamente efectiva” de Stephen Covey. Recordó los buenos hábitos y tener muy presente – sobretodo Usted Julián que será geólogo – la responsabilidad empresarial, social, ética y ambiental  como factores esenciales para lograr el desarrollo sostenible.

¿Qué ha hecho usted que nosotros deberíamos hacer?

Además de lo dicho con anterioridad, es decir, expandir las relaciones y que unas personas nos lleven a otras; lo que le digo a mis hijas, emplear en todo momento las palabra mágicas: “Por favor y Gracias“.  “Siempre he sostenido que lo que no se mide no se mejora. Medir y comparar para saber qué y cómo mejorar.” 

No  queríamos terminar esta fructífera entrevista sin formular la pregunta final que a mi parecer “cogió por sorpresa” a nuestro director.

¿Ingeniero qué podemos hacer por usted  o cómo podríamos agradecerle por esta magnífica oportunidad de compartir con nosotros?

Nos comprometimos a elevar una plegaria plena de bendiciones para él, su familia y su corporación y que Dios Todopoderoso le permita seguir cultivando éxitos ahora, hoy y siempre y que mantenga en su corazón la sencillez y humildad  de compartir sus experiencias y ejemplo de vida con los demás, amén.

Ingeniero César Guevara, muchas gracias. Quizá nos faltó preguntarle a quien conoce usted que considerara útil que nosotros contactáramos para seguir recopilando perlas de sabiduría  que aplicadas, sin duda, mejorarán la calidad de vida no sólo de nosotros sino de quién tenga a bien leer este blog.

 “Dios mío, ya me has dado tanto; dame una cosa más: dame un corazón agradecido.”

Las cinco (5) cosas que la gente más lamenta en su lecho de muerte.

Hoy 7 de agosto, día festivo en Colombia, en el que se conmemora la famosa Batalla de Boyacá de 1819 y que nos dio la libertad como nación; es una oportunidad propicia para pausarme del agite cotidiano y volver a hacer cosas que me gustan y debería hacer, antes que mi visita por este bello planeta finiquite. Una de ellas escribir en este blog olvidado.

En un alto existencial es necesario pensar en la muerte y el día esté lejano. A pesar de ello, no voy a escribir de como me gustaría morir, otro día les cuento. Sólo deseo que cuando se pausen a ustedes mismos se hechen un paseo por el Audiokiosko de Ivoox. En mi paseo de hoy encontré un corto audio intitulado “El top 5 de las cosas que lamentan las personas en su lecho de muerte”.

Si por falta de tiempo o interés no desean escucharlo ahorita, les comparto mi resumen:

Se trata de los apuntes de una enfermera. Un compendio tardío de los últimos deseos no cumplidos expresados por personas en su lecho de muerte; añorando quizá, poder tener otra oportunidad para corregir el rumbo. Que una buena advertencia, quizá estemos a tiempo.

  1. Ojalá hubiese tenido el coraje de vivir una vida más fiel a mí mismo y no la vida que los demás esperaban de mí. Es el lamento más común. Muchos tuvieron que morir sin conseguir algunos sueños que pudieron hacer realidad de no ser por culpa de sus elecciones, es decir, lo que hicieron o dejaron de hacer.
  2. Ojalá no hubiera trabajado tan duro. Lamento mucho más común en hombres  que perdieron la juventud de sus hijos y la compañía de sus parejas. Muchos hombres lamentaron gastar sus vidas pendientes de marcar tarjeta en el trabajo.
  3. Ojalá hubiese tenido el valor de expresar mis sentimientos. Muchas personas suprimieron sus sentimientos con el objetivo de mantener la paz con los demás. Muchas enfermedades se desarrollan como resultado de la amargura y el resentimiento. Lo más saludable es una relación sincera que sirva o un adiós que libere.
  4. Me hubiese gustado estar en contacto con mis amigos. Muchos lamentaron que por el ajetreo de la vida, con el paso de los años, perdieran amistades de oro. Todo mundo pierde a sus amigos cuando está muriendo. Al final de los días lo que realmente importa no es el dinero o el estatus sino el amor y las relaciones.
  5. Me hubiese gustado permitirme a mí mismo ser más feliz. Muchos se auto flagelaron por miedo al cambio o al temor al que dirán. Lamentaron no ser capaz de elegir ser felices y sonreír con más frecuencia sin importar lo que piensen o digan los demás.

Interesante. Mi singularidad es mi plusvalía. Tendré que aceptarme como soy y tratarme con dignidad para tener una vida sana. A partir de ahora voy a ser más amable y bondadoso  conmigo mismo y seguirá, como el día sigue a la noche, que de esta forma seré mejor para los demás. Hoy 7 de agosto libré mi propia batalla de independencia. Mundo aquí está este libre y pequeño pecho listo para vivir a plenitud. Voy a ser yo mismo sin tenerle miedo al cuero.

Facundo cabral: Ya siento vivo a ese muerto.

Antes del aciago suceso del asesinato de cantautor  argentino – Facundo Cabral – naturalmente conocía de su existencia. Pero es ahora que este artista muerto vive en mi realidad. Una de los aspectos admirables de éste ciudadano del mundo fue su fino sentido del humor. El humor, creo yo, es una de las manifestaciones más prolíficas de un ser humano.

Abandonado por su padre y volado de la casa a los nueve años de edad, en busca del presidente argentino Juan Domingo Perón para que le diera trabajo, tuvo una infancia no muy fácil con problemas con el alcohol y fue huésped de la cárcel.

Ahora escucho y leo su obra, todo un legado. Facundo fue un creyente que dijo que el diablo es un alias que utiliza Dios cuando quiere hacer algo de dudosa reputación.

No estás deprimido, estás distraído; contiene mensajes prácticos para vivir el aquí y el ahora, libre de ataduras del pasado y sin preocupaciones por el futuro.

Estamos distraídos cuando nos sentimos pobres y desdichados. Crees que perdiste algo; imposible, todo te fue dado… no hiciste ni un pelo de tu cabeza entonces no puedes ser dueño de nada.

La vida no te quita cosas, te libera de cosas, te alivianas para que vueles más alto. No hay muerto, hay mudanza, dice… si dice, porque para mí ahora está vivo el muerto.

 “Haz solo lo que amas y serás feliz”

“Reconcíliate contigo, eres hijo de Dios y decide ser feliz… la felicidad es un deber, sino eres feliz estás amargando a todo el barrio. Sufrir es una pérdida de tiempo”

Frases plagadas de humor

Mi gran amigo tenía una escuela para desaprender… que buena idea, se imaginan todo el lugar que habría si sacáramos todas las pendejadas que nos han enseñado… Mi educación fue muy buena hasta que me la interrumpió el colegio… Mi tío Pedro – más inteligente – fue 6 años a la escuela pero  nunca entró.

Un día le pregunté a mi tío Pedro:

–          ¿Cuál es la diferencia entre lo senos de una mujer blanca y los senos de una mujer negra?

–          Una sola. Los de la blanca salen en Playboy y los de la negra salen en National Geographic.

A los uruguayos les gusta el tango porque en cada tango muere o por lo menos sufre un argentino.

Un negro en la nieve es un blanco perfecto.

El matrimonio es la única guerra en la que uno se acuesta con el enemigo.

Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer y detrás la esposa.

La mujer de uno es como el Doberman: A la mañana te ladra, al medio día te come todo y a la noche te desconoce.

Cuando murió la mujer de mi tío Pedro éste escribió en su lápida, ’Aquí sigue descansando el tío Pedro’

Todas las tardes escuchábamos a un curandero por la radio. Una tarde dijo ‘Dios los va a curar a través de mi. Sólo deben poner una mano sobre la radio y la otra sobre la parte enferma’. Entonces mi abuela puso una mano sobre la radio y la otra sobre una rodilla que la estaba molestando; y vio que mi abuelo puso una mano en la radio y otra en la bragueta.  Y mi abuela le dijo:

–          No entendiste. ¡El señor dijo que va a curar a los enfermos,  no a revivir a los muertos!

Quiero aprender a pelear

Mi ignorancia me asombra muchas veces.  Hoy tengo que admitir que no sé, ni he sabido afrontar con dignidad y decoro una pelea de pareja. Es triste reconocerlo pero creo que admitirlo es un primer paso importante.

Por ello me permito compartir algunos apuntes sobre el arte de pelear, para evitar rupturas desastrosas de la comunicación y facilitar la solución de problemas personales.

Esta entrada está basada en un audio conferencia llamada “Cómo pelear con sus seres queridos” de Carlos Cuauhtémoc Sánchez. Espero tener estas reglas muy presentes para la próxima pelea y quiera Dios que esté lejana.

Regla 1 – Pelear a solas

“Si el problema es entre tú y yo lo arreglamos a puerta cerrada”.

Cuando hay público no puede haber dialogo franco porque el orgullo de cada cual se hincha y cada cual quiere salvar su ego. Con público lo importante ya no es solucionar el problema sino demostrar quién tiene la razón y quién domina al otro.

Charlando en privado ninguno queda mal ante nadie. Quienes pelean solos pueden ser ellos mismos, para poner las cartas sobre la mesa y hablar de forma abierta y sin máscaras.

Regla 2 – No encender la ira de terceros

“No dar quejas a nadie sobre los problemas personales porque lo incluimos como espectador no presencial y atentamos contra la regla 1. Se valiente arregle sus problemas a solas sin hacerse el mártir.”
Lo esencial es no implicar a otras personas en los problemas personales o dicho de otra forma no llevar quejas a otros ya que de una u otra forma quedan implicados. Este obrar afecta las relaciones entre los miembros de la familia porque la mayoría tomarán partido a favor de alguno de los afectados y hace que el problema se agrave.

Regla 3 – Discutir un solo tema a la vez

Esta regla es sobre el orden en la discusión y evitar armar una maraña de asuntos que complica el lío. Discutir solo los temas relevantes uno por uno con calma y sin mezclarlos con otros que no son pertinentes para la situación actual.
Colocar sobre la mesa únicamente el asunto que causó la situación. Es común empezar por un tema y al mismo tiempo mencionar otros temas causando ruido y confusión. A veces se hace esto para lesionar al contrincante y hacerlo sentir culpable. Una discusión así es un monstruo que terminará devorando a los dos.

Regla 4 – Quema la libreta de cuentas pendientes

“No jugar a los arqueólogos desenterrando cosas viejas”

Agua pasada ya no mueve el molino. Pongamos al día nuestro saldo. Arreglar las cosas cuando estén frescas de una vez y para siempre sin en realidad son importantes.  Si es importante no lo deje pasar y discútalo ya sino calle para siempre. No hacer pleitos enormes por cualquier tontería.
Destruir la herramienta para manipular y lastimar a los demás: la libreta de cuentas pendientes que tanto daño hace a las relaciones interpersonales. No traer a la discusión asuntos antiguos ya superados. No abrir viejos expedientes. No abrir heridas ya cicatrizadas porque la volverlas a abrir se infectan y se hacen crónicas, que peligro!

Regla 5 – Jamás apuñales la relación

Si por franqueza alguien sale herido por el filo de la verdad es superable, no está mal. Lo que nunca se debe hacer es herir la relación. La relación es un ser vivo que une a las dos personas. Cuando dos personas se pelean pueden o no herir la relación. En un divorcio ninguno de los muere pero es doloroso porque se mata una relación, es como la muerte de un familiar cercano.
La norma es proteger con un sólido escudo la relación. La relación es intocable. Para proteger la relación se debe evitar las actitudes extremas y las amenazas terminales, como por ejemplo: “Esto se acabó”, “Si salgo por esa puerta no sabrás nunca más mí” o “Tú no sabes de lo que soy capaz”. Esas frases apuñalan la relación.

En resumen es más fácil escribir que practicar, pero estas reglas de verdad valen la pena.

¿A quién le echo la culpa ahora?

Apuntes de afán del libro “Alegría: La felicidad que surge del interior” por Osho de la serie que está publicando el diario “El Espectador”.

Tengo la facultad de elegir y puedo ser feliz.  Yo elijo. Esa libertad es peligrosa y arriesgada porque sólo yo soy el responsable.

¿A quién le echo la culpa ahora?

Nadie puede decidir por mí, tengo que decidir por mí mismo, tengo que tomar mi propia vida en mis manos.

Para ser feliz necesito un cambio drástico en mi modo de vivir que consiste en abandonar los modelos impuestos y encontrar mi llama interior.

La felicidad es un estado interior y depende de mí.  El placer no es felicidad. Buscar la felicidad mediante el cuerpo (placer) es un error porque el cuerpo sólo da placeres pasajeros y cada placer se equilibra con el dolor y nunca estaré tranquilo.  Hay momentos de dicha y momentos de sufrimiento. El placer me ata, me esclaviza y me encadena.

El placer es algo físico,  es animal; la felicidad es humana.

“Así es como nos hartamos de las cosas: un día corres tras un hombre  o una mujer y al día siguiente intentas encontrar excusas para liberarte de esa persona. Es la misma persona; nada ha cambiado. ¿Qué ha pasado entretanto? Te has aburrido del otro, porque el placer consistía en explorar lo nuevo.  Resulta que el otro ya no es nuevo… cuando vas buscando placer no puedes amar, porque la persona que va buscando el placer utiliza al otro como medio.”

El placer me hace dependiente porque lo busco en otras personas. La felicidad depende de mí porque está en mi interior. Jamás intentes ser feliz a expensas de la felicidad de otro.

“Si vas en busca de la felicidad, hay algo seguro: que no vas a lograrla. La felicidad es siempre un derivado, no la consecuencia directa de una búsqueda.”

“Si no quieres que se sepa, no lo hagas”

Hoy aprendí una lección o por lo menos eso espero.  Estoy agradecido con las lecciones que me da la vida, aprovecharé sus sabias enseñanzas para mejorar como persona.

La historia es la siguiente. Hace unos días se me encargo en el trabajo grabar una conferencia y para ello utilice un software instalado en el computador desde dónde se hacia la demostración. Este software hace un video continuo con audio.  La conferencista era una mujer enviada desde una empresa de otra ciudad a quien no conocía. En algún momento el software de demostración presentó una falla y en el interludio aproveché para presentarme con ella. El asunto fue que en lugar de detener el video se me ocurrió deshabilitar el sonido no sin antes decirle “Voy a deshabilitar el sonido para hacerle una pregunta que no quiero que quede grabada”. Acto seguido le pregunte que si ya había venido a la ciudad y ella me respondió que era la primera vez. Como corresponde a mi naturaleza, en tono muy amistoso, le dije que yo podría darle un paseo por la ciudad para que la conociera y ella me dijo que viajaba ese mismo día y que no tenía tiempo. Después de eso me presenté y dije que quedaba a sus órdenes en la próxima visita.

Bueno pero ¿qué tiene de extraordinario esta historia?

El video nunca lo revisé y hoy lo entregué para que se divulgara en la empresa dónde trabajo. Lo estaban mirando y sorpresa… justamente eso que supuestamente no quería, quedó grabado. Fue la ocasión propicia para que mis compañeros pasaran un momento agradable con esta anécdota a costillas mías.

Moraleja: ¿Si en realidad no quería que se supiera para que lo dije? Enseñanza maravillosa.   De ahí el título de la entrada de hoy que corresponde a un proverbio chino tomado de http://es.wikiquote.org/wiki/Proverbios_chinos

Otra enseñanza es que debo aprender a deshabilitar el sonido!

Hoy aprendí una lección o por lo menos eso espero.  Estoy agradecido con las lecciones que me da la vida, aprovecharé sus sabias enseñanzas para mejorar como persona.

La historia es la siguiente. Hace unos días se me encargo en el trabajo grabar una conferencia y para ello utilice un software instalado en el computador desde dónde se hacia la demostración. Este software hace un video continuo con audio.  La conferencista era una mujer enviada desde una empresa de otra ciudad a quien no conocía. En algún momento el software de demostración presentó una falla y en el interludio aproveché para presentarme con ella. El asunto fue que en lugar de detener el video se me ocurrió deshabilitar el sonido no sin antes decirle “Voy a deshabilitar el sonido para hacerle una pregunta que no quiero que quede grabada”. Acto seguido le pregunte que si ya había venido a la ciudad y ella me respondió que era la primera vez. Como corresponde a mi naturaleza, en tono muy amistoso, le dije que yo podría darle un paseo por la ciudad para que la conociera y ella me dijo que viajaba ese mismo día y que no tenía tiempo. Después de eso me presenté y dije que quedaba a sus órdenes en la próxima visita.

Bueno pero ¿qué tiene de extraordinario esta historia?

El video nunca lo revisé y hoy lo entregué para que se divulgara en la empresa dónde trabajo. Lo estaban mirando y sorpresa… justamente eso que supuestamente no quería, quedó grabado. Fue la ocasión propicia para que mis compañeros pasaran un momento agradable con esta anécdota a costillas mías.

Moraleja: ¿Si en realidad no quería que se supiera para que lo dije? Enseñanza maravillosa.   De ahí el título de la entrada de hoy que corresponde a un proverbio chino tomado de http://es.wikiquote.org/wiki/Proverbios_chinos

Otra enseñanza es que debo aprender a deshabilitar el sonido!