Las cinco (5) cosas que la gente más lamenta en su lecho de muerte.

Hoy 7 de agosto, día festivo en Colombia, en el que se conmemora la famosa Batalla de Boyacá de 1819 y que nos dio la libertad como nación; es una oportunidad propicia para pausarme del agite cotidiano y volver a hacer cosas que me gustan y debería hacer, antes que mi visita por este bello planeta finiquite. Una de ellas escribir en este blog olvidado.

En un alto existencial es necesario pensar en la muerte y el día esté lejano. A pesar de ello, no voy a escribir de como me gustaría morir, otro día les cuento. Sólo deseo que cuando se pausen a ustedes mismos se hechen un paseo por el Audiokiosko de Ivoox. En mi paseo de hoy encontré un corto audio intitulado “El top 5 de las cosas que lamentan las personas en su lecho de muerte”.

Si por falta de tiempo o interés no desean escucharlo ahorita, les comparto mi resumen:

Se trata de los apuntes de una enfermera. Un compendio tardío de los últimos deseos no cumplidos expresados por personas en su lecho de muerte; añorando quizá, poder tener otra oportunidad para corregir el rumbo. Que una buena advertencia, quizá estemos a tiempo.

  1. Ojalá hubiese tenido el coraje de vivir una vida más fiel a mí mismo y no la vida que los demás esperaban de mí. Es el lamento más común. Muchos tuvieron que morir sin conseguir algunos sueños que pudieron hacer realidad de no ser por culpa de sus elecciones, es decir, lo que hicieron o dejaron de hacer.
  2. Ojalá no hubiera trabajado tan duro. Lamento mucho más común en hombres  que perdieron la juventud de sus hijos y la compañía de sus parejas. Muchos hombres lamentaron gastar sus vidas pendientes de marcar tarjeta en el trabajo.
  3. Ojalá hubiese tenido el valor de expresar mis sentimientos. Muchas personas suprimieron sus sentimientos con el objetivo de mantener la paz con los demás. Muchas enfermedades se desarrollan como resultado de la amargura y el resentimiento. Lo más saludable es una relación sincera que sirva o un adiós que libere.
  4. Me hubiese gustado estar en contacto con mis amigos. Muchos lamentaron que por el ajetreo de la vida, con el paso de los años, perdieran amistades de oro. Todo mundo pierde a sus amigos cuando está muriendo. Al final de los días lo que realmente importa no es el dinero o el estatus sino el amor y las relaciones.
  5. Me hubiese gustado permitirme a mí mismo ser más feliz. Muchos se auto flagelaron por miedo al cambio o al temor al que dirán. Lamentaron no ser capaz de elegir ser felices y sonreír con más frecuencia sin importar lo que piensen o digan los demás.

Interesante. Mi singularidad es mi plusvalía. Tendré que aceptarme como soy y tratarme con dignidad para tener una vida sana. A partir de ahora voy a ser más amable y bondadoso  conmigo mismo y seguirá, como el día sigue a la noche, que de esta forma seré mejor para los demás. Hoy 7 de agosto libré mi propia batalla de independencia. Mundo aquí está este libre y pequeño pecho listo para vivir a plenitud. Voy a ser yo mismo sin tenerle miedo al cuero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: